Lenguaje

Aprendiendo a escribir

Para aprender a escribir, el niño debe desarrollar una doble destreza. Debe memorizar la forma de las letras y sus sonidos correspondientes, además de desarrollar la destreza muscular necesaria para tener control en el uso del lápiz.

Para aclarar esta distinción, pongamos atención a lo que sucede si una de estas fases no se perfecciona, Un niño quiere escribir DADO. Tiene buen control de su mano, pero su conocimiento de las letras es todavía un poco hábil y escribe BABO muy claramente.

Por otra parte, si un niño sabe todas las letras perfectamente, pero su mano todavía no tiene el control necesario, quiere escribir dado, pero en realidad escribe DADO , en el papel.

Para un niño el tratar de adquirir ambos aspectos de esta destreza al mismo tiempo es generalmente descorazonante y frustrante. Le es extremadamente difícil tratar de aprender la manera de configurar las letras a tiempo de tratar de aprender cómo mover el lápiz con control

Los materiales que la Dra. Montessori diseñó ofrecen al niño la oportunidad de aprender la forma y los sonidos de las letras de una manera completamente independiente del perfeccionamiento de la destreza motriz.

Por lo tanto, el niño en el aula Montessori no aprende a escribir escribiendo, pero realizando una serie de actividades estructuras con el objetivo de prepararle, tanto directa como indirectamente, para la facilidad en la escritura.

De la escritura a la lectura

La Dra. Montessori siempre señaló que el niño pequeño tiene una sensibilidad natural para el desarrollo del lenguaje en una inmediata continuación a los años cuando se produce el aprendizaje de la lengua materna. El niño a los tres, cuatro y cinco años tiene una verdadera fascinación por las palabras, tanto habladas como escritas. Esta fascinación muchas veces le permite empezar a leer y escribir antes de la edad en que se le enseña tradicionalmente.

La presentación individual de los materiales de lenguaje en el aula Montessori permite que la maestra aproveche de los periodos de interés más importantes de cada niño. La instrucción de la lectura puede empezar el día en que el niño quiera saber qué dice cierta palabra, o cuando muestre interés en usar las Letras de Lija. La construcción de palabras con el alfabeto movible casi siempre precede a la lectura en el medio ambiente Montessori.