Día del libro

El 23 de abril se celebró el Día del Libro, en nido nos encantan los libros y las librerías. También nos gusta la música… de visita en la librería Antígona hemos encontrado estos tres tesoros, dos para los pekes y uno para las madres, padres y maestros/as.

TRALALÍ, VAMOS A DORMIR¡¡ de Benjamin Chaud. Editorial Kokinos

tralali_p

Un Cd, una fanfarria, una nana. Un oso remueve su té, un elefante toca la trompeta… ¡Un montón de animalitos desfilan ante nosotros! A cada personaje le corresponde un ruidito, un sonido, una melodía divertida para jugar y escuchar en familia. Una iniciación a la música, pero, sobre todo, ¡una forma alegre de irse a dormir! Contiene un CD con la orquesta de los animales y una nana para la hora de ir a acostarse. Texto e ilustraciones de Benjamin Chaud. Música de Laurent Sauvagnac.

LA FILARMONICA SE VISTE, de Karla Kustin y Marc Simont. Editorial Corimbo.

41Cl0Xys51L._SY445_

A través de unos simpáticos dibujos realistas y llenos de detalle nos va narrando el proceso de preparación de todos los miembros de una orquesta filarmónica antes de dar un concierto, un viernes por la noche.

CÓMO PENSAMOS de Jonh Dewey. Editorial Paidós Iberica.

9788449320330

John Dewey presidió la mesa en la primera presentación de María Montessori en Estados Unidos, en la universidad Carnegie Mellon. Uno de los autores más reconocidos en la pedagogía contemporánea e influencia clara en las escuelas de Reggio Emilia.

Texto de contraportada:  Nuestras escuelas se hallan abrumadas por un cúmulo de asignaturas, cada una de las cuales con su propia proliferación de materiales y teorías. Nuestros maestros piensan que todo eso hace su tarea cada vez más pesada, pues tienen que tratar con los alumnos de manera individual y no ya en su conjunto. Para no desembocar en la pura dispersión en necesario encontrar algún signo de unidad, algún principio de simplificación. Este libro expone la convicción de que el imprescindible factor estabilizador y centralizador se halla en la adopción de la actitud mental y del hábito de pensamiento que denominamos científicos. Podría pensarse que en la enseñanza dirigida a niños y adolescentes esta actitud mental está fuera de lugar. Pero este libro también representa la convicción de que eso no es cierto, de que la actitud innata y pura del niño -caracterizada por una vivísima curiosidad, una fértil imaginación y un sincero amor a la investigación experimental- se aproxima mucho, muchísimo a la actitud del espíritu científico. Estas páginas tienen como principal objetivo captar ese parentesco, e invitan a considerar seriamente que su reconocimiento en el campo de la práctica educativa contribuiría a una inmensa satisfacción por parte de los maestros y a una enorme reducción del gasto social.